RESTAURACIÓN TUMBA
LUIS DE TORRES
  • alt text
  • alt text
  • alt text
  • alt text

Fecha FinalizaciónMarzo 2017

LugarMálaga

GestiónEsirtu, Gestión Cultural

RealizaciónHermanas Caro

La inconclusa Catedral de Málaga, que se nos cae a trozos ante la indiferencia de los malagueños por un mal entendido romanticismo que es lo que 'cubre' parte de la desidia que nos caracteriza, está llena de tesoros, la mayoría desconocidos para sus propios vecinos. Ocurre, por ejemplo, con la magnífica tumba (escultura incluida) del arzobispo Luis de Torres, que acaba de ser restaurada por las Hermanas Caro por encargo nuestro y que ha recuperado su gran esplendor. La escultura funeraria de este ilustre malagueño -que murió en Roma, y que se construyó un palacio en la Piazza Navona de la capital de Italia, una joya arquitectónica que aún existe hoy en día-, la hizo Guglielmo della Porta, autor junto con Miguel Ángel de la tumba de Paulo III en el Vaticano.

Luis de Torres era hijo de un judío converso portugués que vino a Málaga tras la entrada de los Reyes Católicos y que hizo fortuna con la exportación de pasas (ya en el XVI).

Realizada en bronce, mármol y alabastro, esta joya estaba muy abandonada y deteriorada por el paso del tiempo, lo que determinó un buen día al director general de Esirtu, Mariano Vergara, a emprender por su cuenta el 'lavado de cara' de la misma. Esta empresa es la que lleva la gestión integral de nuestro primer templo, y está volcada en actuaciones en favor de nuestro monumento, entre ellas, por ejemplo, organizar el recuperado Concierto de Cuaresma del pasado viernes, con el Miserere de Ocón, que fue todo un éxito.

Las hermanas Caro Guedea han hecho un trabajo ejemplar. Para ello han utilizado productos naturales, como jabón neutro y limón para su limpieza, así como cera fabricada en su propio taller para su lustrado, llevado a cabo a mano con paños de algodón y sin maquinaria alguna ni productos industriales, labor que ha dejado el monumento como 'nuevo'.