• Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.
  • Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.

La última instancia de Pedro Aparicio

Pedro Aparicio tenía muchas cosas claras en la vida. Una de ellas, tal vez no la más importante, era que España -a la que amaba tan profundamente como despreciaba algunos de sus rasgos- es un país acostumbrado a saquear intimidades.



De manera que lo mejor, pensaba, es que fuera él quien escribiera su biografía antes de que se la escribieran otros. Y durante no pocos años así lo hizo, respondiendo a un encargo editorial que, si no recuerdo mal, le hiciera Manuel Pimentel. Pero Pedro fue siempre un dictador de la verdad, de "su verdad", naturalmente, y después de mucho esfuerzo y dedicación desistió de culminar esas memorias ante la desazón que le producía el daño que esa verdad podía provocar en demasiadas personas y después de demasiado tiempo. "Mi niño -me llegaba a decir- no merece la pena ni aun cuando las memorias se publicasen después de que yo haya muerto".
Habrá que confiar en que Pedro no destruyese aquellas notas inmensas y algún día las pudiésemos conocer. Entre tanto, y tal vez sin que esa fuera su pretensión inicial, podemos asomarnos a la biografía del mejor alcalde de Málaga a través de sus artículos, ahora recogidos esmeradamente en el libro "Mi última instancia" editado por Esirtu. Porque en ese libro, sin duda, está parte de su vida, la parte que, probablemente, él más amaba.
En el acto de presentación, Mariano Vergara, el editor, recordó que Pedro quería recoger sus artículos en un libro fundamentalmente para sus amigos. Iba a ser un regalo, que tenía que haber presentado Pedro si la muerte no le hubiera sorprendido antes de tiempo, como sucede con todos los grandes. De manera, que los reunidos en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga, más que a la presentación de su "libro póstumo", asistimos a un homenaje a un hombre que hizo mejor a este país y a su ciudad, Málaga, y a todos cuantos le rodearon.
MARIO CIRCE

Volver a Blog