• Los libros y la música acompañaron al exalcalde Pedro Aparicio toda su vida.


Los amigos de ‘Ciudad del Paraíso’ crecen

La iniciativa que pide grabar el poema de Aleixandre en las calles de Málaga recaba importantes apoyos culturales. El poeta Luis Alberto de Cuenca y San Telmo se suman a una lista de adhesiones en la que conviven escritores, académicos y gestores



Dicen que hay imágenes que valen más que mil palabras, pero hubo quien con poco más de 300 retrató a toda una «ciudad graciosa, ciudad honda», con un «mar alentando como un brazo que anhela a la ciudad voladora entre monte y abismo». Y ya son muchos los que piensan que eso hay que reconocerlo y difundirlo. La petición de que el poema ‘Ciudad del paraíso’ de Vicente Aleixandre esté grabado en las calles de Málaga gana amigos. Una semana después de lanzarse a través de la plataforma change.org, la iniciativa ha recabado 200 firmas digitales y otras tantas de forma directa.
El poeta Luis Alberto de Cuenca, la Academia de Bellas Artes de San Telmo y la catedrática de la UMA Mercedes Vico han sido los últimos en incorporarse a una lista en la que figuran nombres destacados de la cultura malagueña como los escritores Antonio Soler, Alfredo Taján y Antonio Gómez Yebra, el poeta Álvaro García, el catedrático y comisario de arte Eugenio Carmona, el parlamentario popular Antonio Garrido Moraga, el académico de Ciencias de Málaga Fernando Orellana, el arquitecto Salvador Moreno Peralta y los gestores culturales Salomón Castiel (La Térmica), Juan Carlos Ramírez (Orquesta Filarmónica de Málaga) y José María Luna (Casa Natal de Picasso, Pompidou y Museo Ruso), entre otros.
«Málaga tiene que aspirar a algo más de lo que ahora es porque realmente puede: pocas ciudades hay en el mundo al que un grandísimo escritor le haya dedicado una de sus mejores páginas», señala Mariano Vergara, director de la empresa de gestión cultural Esirtu y promotor de la iniciativa (las adhesiones también puede hacerse en info@esirtu.com).
Vergara propone que Málaga salde una «deuda histórica con la Generación del 27» –«porque somos olvidadizos y desagradecidos»– grabando en piedra el poema del Premio Nobel de Literatura en un punto transitado y visible del centro de Málaga. La plaza de La Marina, por cuyos alrededores probablemente jugó en esa infancia que tanto evoca en los versos, sería para él el lugar idóneo. La poesía, creada en 1944 y editada en 1960 (‘Dardo’), se escribiría además en español e inglés, con traducción de Álvaro García. «El 90% de la gente no la conoce, y para que lo hagan debe estar en la calle», asegura.

Espacio para la literatura

El mundo de la cultura lo apoya. «Hay que reivindicar el espacio de la literatura dentro de una ciudad cultural que no pueda quedarse solo en lo visual y en lo audiovisual. La imagen sin pensamiento y palabra es poca cosa», declara el escritor Antonio Soler, para quien la Generación del 27 es uno de los «pilares» que explican la historia de Málaga.
No solo las letras se han involucrado en este proyecto. La Academia de Ciencias de Málaga respalda la propuesta a través de su presidente Fernando Orellana. «Porque tenemos que cuidar lo nuestro y es un buen escaparate de Málaga. A ver si así la juventud se anima a leer un poco más», reflexiona el oftalmólogo. De momento él, en su consulta, gradúa la visión con los versos de ‘Ciudad del paraíso’ en distintos tipos de letra.
Para Juan Carlos Ramírez, gerente de la OFM, «la figura de Aleixandre está muy diluida y hay que tomar conciencia de los artistas que han sido hijos de Málaga». «El olvido es algo que suele estar my presente en esta ciudad tan madrastra. Recuperar la memoria histórica siempre es bueno», argumenta.
Comparte esa reivindicación de la figura del poeta la Academia de Bellas Artes de San Telmo. «Es un magnífico homenaje a Aleixandre, ahora un tanto en el olvido, y a la propia Málaga que, por cierto, tiene que ir acostumbrándose a quererse más», indica su presidente, José Manuel Cabra de Luna. De esta forma, indica, además del Buenos Aires de Borges, la Alejandría de Cavafis y el Dublín de Joyce, todo el mundo descubriría la Málaga de Aleixandre.

Regina Sotorrío

Volver a esirtu_recomienda